miércoles, 29 de diciembre de 2010

You and me.

- ¿Estás bien? - Le dice ella acercando cuanto puede su boca a su oreja. Casi susurrándole. Con el miedo metido en el cuerpo por la esperada respuesta.
Él no se mueve. Sigue acostado de cara a la pared. No hace nada por abrazarla. Simplemente suelta un "sí" y espera que eso sea suficiente.
Ella se estremece. Se plantea miles de cosas, se atormenta. "Quizás no estuvo bien. Quizás no fue suficiente o quizás no soy suficiente". De repente una pregunta se escapa de los labios de él y la paraliza.
- ¿Por qué?
- Porque quiero que lo estés.- La respuesta sale directa del corazón. No la piensa. No la medita. Es la verdad y quiere que él la sepa. Sus manos se juntan. Sus dedos se entrelazan. Ella se pega todo lo que puede a su espalda desnuda, coloca su frente justo en su nuca y inspira su aroma.
Le encanta como huele. Adora darle besos cuando él se está dejando dormir. Mirarle cuando tiene los ojos cerrados.
Porque sabe que en cualquier momento se acabará. Sabe que no es para siempre.
Que él no es para ella. Ni ella para él.

River flows in you.

Déjame parar este momento. Es justamente lo que necesito.
Por favor déjame perderme en tus ojos. Esos que me miran llenos de felicidad, aunque quizás me confunda y sea la mía reflejada en tus ojos marrones. Pero da igual, sigo pidiéndote exactamente lo mismo.
Sólo quiero que no me sueltes. Que juntos disfrutemos de este momento. Está bien. Suéltame sólo si vas a abrazarme más fuerte o quizás acariciarme la cara. Pero no te vayas. No rompas esto.
Me haces sonreir. Incluso a veces siento escalofríos cuando tú sonríes.
Déjame contarte cómo soy. Quiero que me conozcas, que sepas lo caprichosa que me pongo algunos días. Lo cariñosa que me vuelvo cuando estás cerca.
Déjame decirte que estoy bien así. Que no necesito nada más, ni que hagas nada más. No hace falta que nadie sepa lo que somos.
Nosotros lo sabemos y es lo que importa. Déjame robarte un beso, cuando menos te lo esperes y cuando más lo lleve yo esperando.
Déjame decirte que..

lunes, 27 de diciembre de 2010

Momentos.

La habitación no es muy acojedora. Bastante pequeña me atrevería a decir. Pero de cierto modo lo prefiero. Así tus pies se ven obligados a enredarse con los míos a cada movimiento que intentas hacer en la estrecha cama. A veces incluso nos golpeamos la cabeza cuando queremos darnos la vuelta. Entonces sonreímos. Con timidez. Luego con cariño al mirarnos a los ojos. Me abrazas.
Ya no hay vuelta atrás, ya me has hecho tuya.
Y yo empiezo a pensar en el futuro. En lo bien que me lo pasé y en lo estúpidamente feliz que me sentí cuando me dijiste que realmente me había puesto preciosa para ti.
Mientras tanto tú, insconcientemente me seguirás abrazando. Creando falsas ilusiones con tu respiración acompasada a la mía. Llegando hasta el punto de lograr que piense que me gustaría acostumbrarme a tu compañía por las noches. Pero no, tus pensamientos irán mucho más lejos. Pensando una buena excusa para plantarme la semana que viene. O cavilando cómo llevar a la próxima chica justo donde me tienes a mi ahora. Suspirando en tu nuca después de haber gastado mi último gemido para ti. Ajustando mi cuerpo al tuyo para hacértelo todo más fácil...
Tras estos pensamientos llegan tus remordimientos. Pegas tu frente a la mía y cierras fuerte los ojos. Das gracias a Dios de que yo no sepa leer los pensamientos.
Pero te equivocas en algo. Sé muy bien que estás en el punto de que quieres todo menos perderte entre las mismas piernas cada noche.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Sometimes.

Ni te imaginas cuánto te echo de menos.
Quiero que sepas.. que aún pienso en ti.

martes, 14 de diciembre de 2010

.,


Fuera de vista no significa fuera de mente.

Demasiadas casualidades.

- Dime, ¿qué quieres?
- Quiero... ¿Qué pasa si no sé lo que quiero?
- Pasa que yo tampoco lo sé. Y quién te diga que sabe lo que quiere miente. Nadie lo sabe hasta que choca con ello.
- No comprendo... ¿Y cómo te das cuenta de que es lo que justamente estabas esperando?
- Porque él también te estaba esperando. No existen las casualidades. En mi mundo no.

jueves, 9 de diciembre de 2010

¡Bienvenidos!

Todo el mundo tiene miedo al amor.
A volver a enamorarse. A volver a poner a otra persona por encima de tus propias preocupaciones. A que te conozcan tal y como eres. A abrir tu corazón y dejarlo en otras manos, que poco a poco van siendo más conocidas que extrañas.
En definitiva a querer y que te quieran.

Dicen que es de cobardes tener miedo. Yo, digo que hasta el más valiente es cauteloso en cuanto a este campo se refiere. Porque nunca se sabe quién va a perder o a ganar. Ni siquiera "cuando".
Quizás esa sea la parte más dolorosa. No saber cuándo va a acabar algo. Aunque siempre se nos olvida la parte más importante: cuando algo acaba, siempre algo empieza.
Por favor, no olviden que los miedos están para afrontarlos.

Si tienes miedo a las alturas. Súbete a una escalera. Al último piso. Asómate y mira al suelo. Cuando sientas que no puedes más, grita: NO HAY MIEDO.
Si tienes miedo a las arañas. Cuando veas una cerca, respira. Tantas veces como sean necesarias para ahogar el chillido. Si es necesario cierra los ojos. Pero piensa: NO HAY MIEDO.

Si tienes miedo al amor...
¡Bienvenido al maravilloso mundo de los seres humanos!

Lo único que te puedo aconsejar es lo que lo que me receto a mí misma:
- Ilusión. Sonríe todos los días. Deja que te de un ataque de risa. Que te roben una sonrisa.
- Confianza. Quizás esta la recetaría en una dósis más elevada que la anterior. Si tú no confias en ti, ¿quién lo hará?
- Amor propio. Quiérete. Al mismo nivel que la confianza. Una cosa va ligada a la otra. Yo lo apuntaría como un deber.. Para querer a los demás primero hay que aprender a quererse a uno mismo.
- Fuera la insertidumbre.
- Olvida el pasado. IMPORTANTE. No tengas miedo a cometer los errores del pasado. Ellos te han servido para aprender, no tienes porqué volver a cometerlos. Y si te han hecho daño. No tienen porqué volver a pasarte. ¿Te digo un secreto a voces?

CADA PERSONA ES UN MUNDO.

Y es hora de que se deje el miedo a sentir atrás.

(Yo también tengo miedo.
Pero me gusta llevarlo guardadito en una esquina de mi corazón.
Sin que él sepa que si quisiera podría adueñarse de mí y controlarme. ¡Shhh!)

P.S.

Querida Holly:
No tengo mucho tiempo. No literalmente, si no porque has salido a comprar helados y volverás pronto. Esta será la última carta. Sólo me queda una cosa por decirte. Esta carta no es para que me recuerdes, ni para que compres una lámpara, puedes cuidar de ti misma sin mi ayuda. Es para decirte cómo me he sentido, cómo me has cambiado. Me has convertido en un hombre. Queriéndome Holly. Y por eso te estoy eternamente agradecido, literalmente.
Quiero que me prometas algo. Que nunca estarás triste o insegura o perderás por completo la fé. Que tratarás de verte con mis ojos. Gracias por aceptar ser mi esposa. Soy un hombre que no se arrepiente. ¡Qué suerte he tenido!
Tú has llenado mi vida Holly. Pero yo sólo soy un capítulo de la tuya.Habrá más. Te lo prometo.
Y ahora viene el gran consejo: no tengas miedo a volver a enamorarte.
Prepárate para esa señal que parece el fin del mundo.

PD: siempre te amaré.


miércoles, 8 de diciembre de 2010

Elamornopuedeplanificarse.

No intentes presionar las cosas. Cuando tenga que pasar, pasará.

Cuando tenga que ser tuyo, lo será.

martes, 7 de diciembre de 2010

Deseos.

Se acerca Navidad. Con ello llega ese día tan esperado por miles de niños: el día de Reyes. Ese 6 de enero. En el cual han puesto todos sus deseos, ilusiones y ganas. Conforme vas creciendo, vas abriendo los ojos y tomando consciencia de ciertas cosas.
A día de hoy, con mis casi 19 años, me sigo emocionando cuando se acerca ese día. Con la misma niñez y emoción reflejada en mis ojos como cuando tenía 5 años. Para mí nada ha cambiado. Sigue siendo un día para sorprender y que te sorprendan. Este año haré una excepción. No quiero nada material. No pido cosas materiales. Me doy cuenta que lo que necesito no se puede comprar con dinero. Es tan sencillo lo que pido...


"Pido que me dejen querer y que me quieran. Pido que me demuestren lo que sienten, las palabras, palabras son y para mí poco significan. Por pedir, pido que cuando menos me lo espere, cuando más lo necesite o cuando más lo lleve esperando y lo haya dado por perdido, me sorprendan. Con algo dulce, agradable, cariñoso. Un beso quizás. Robado. De esos que no te esperas pero que deseas que pase. Para luego querer robarle yo uno y pedirle cien más de rescate. También me vale un abrazo. De esos que te lo dicen todo. Del cual no quieres separarte, porque te sientes seguro, feliz. Pido también, que la gente que me rodea sea feliz estando conmigo. Son unas bonitas fechas para estar juntos, para pasarlas con gente a la que quieres. Quiero pedir un poco de confianza para aquellas personas que carecen algunos momentos de ella. La vida no es fácil, pero si nosotros mismos nos ponemos barreras más complicada se hará.
No podría faltar, pedir por el futuro. Claro que me interesa. Es ahí donde voy a pasar mis próximos días.
En definitiva, lo único que pido es felicidad. No me hace falta nada material si tengo eso. Porque la felicidad conlleva amor, amistad, cariño y todas esas cosas que necesitamos para sentirnos libres. Para sentirnos más humanos..."


Y ustedes, ¿qué le piden a los Reyes? No olviden que son mágicos y que pueden regalar lo que más deseen vuestros corazones.

El mío ya habló.




martes, 30 de noviembre de 2010

Off.


Las gotas rebotan contra la ventana de mi cuarto. Cada vez con más brusquedad. A veces con cierta delicadeza. Pero sin parar, una detrás de otra. Mientras, me limito a mirarlas con recelo desde mi cama. Tapada hasta la nariz. Aferrada a mi almohada y a mis inexistentes ganas de mover un músculo. El tiempo va pasando. Noto como la oscuridad invade mi habitación, como mis ojos se adaptan a la escasez de luz.

Tengo el interruptor a pocos centímetros de mi mano, pero mis dedos no hacen nada por alcanzarlo. Mi cuerpo va por libre. Siento que se opone a mis pensamientos. Que por mucho que quisiera hoy está en huelga y no quiere ponerse en marcha. "Quizás sea mejor así", pienso mientras me tapo la cabeza con la cálida manta. Fuera hace frío y es un lunes aburrido, no hay nada que me espere. Por lo menos esa es la sensación que recorre mi cuerpo.

Me estremezco. Un pequeño escalofrío consiguió colarse sin permiso por mi espalda, llegando hasta la nuca para perderse entre mi pelo. Me doy media vuelta y me quedo mirando fijamente al techo. Suspiro. Pasan unos segundos y vuelvo a suspirar. Me llevo las manos a la cara en un intento de parar el siguiente suspiro que se aproximaba. Aprieto fuerte los ojos y niego con la cabeza, el día estaba siendo demasiado extraño.

Cuando pasan un par de minutos sin apartar las manos de mi cara consigo levantarme. Me quedo mirando la puerta con una mueca en la cara. "¿Y ahora qué?", sin pensar respuesta alguna mis pies se empiezan a mover solos. Me conducen escaleras abajo. Dos pisos, concretamente. Se siguen moviendo y me llevan frente a mi portátil. Mis manos mueven la silla y mis pies me obligan a sentarme en ella. Mis dedos se mueven ligeros y seguros por el teclado. Y yo, llena de vacío me limito a seguirles la corriente. Ellos escriben:

"Las gotas rebotan contra la ventana de mi cuarto..."

viernes, 19 de noviembre de 2010

Crawl


Hablo de otra oportunidad.
Todavía podemos tenerlo todo..

miércoles, 17 de noviembre de 2010

ComeBack



Volverás.. sé que lo harás.
Mientras tanto me dedicaré a hacer mi vida lo más interesante posible para contarte lo difícil que ha sido estar sin ti.







¿Ilógico? Así son las cosas.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Aldo.

No tengo palabras para este grupo.. son taaaan grandes. Que me veo obligada a reflejarlo aquí. Podría poner cualquier canción de ellos con unas letras que dan qué pensar. Pero mejor poco a poco.. Que así sabe más.
Que lo disfruten.
Que lo nuevo reemplaza a lo viejo.
Que la mentira camina. Sí, pero nunca llega lejos.
Que los espejos no reflejan interior, ni sentimientos.
Sólo un físico de mierda que se deteriora con el tiempo.
Mirar a dentro. Soñar despierto. Morir sonriendo.
Sentir el viento pasando lento.
Así quiero despedirme de la gente que no sirva.
Me voy limpio, y el mundo..
¡Que se vaya pa' la pinga!

No te des por vencido. Sé tu mejor amigo. Levántate, que no todo está perdido.
Toma mi mano hermano y gritemos juntos:
- Me cansé de llorar. ¡Pa la pinga el mundo!

jueves, 4 de noviembre de 2010

L'amour

Si dejas escapar a alguien alguna vez en tu vida... No te culpes. No te arrepientas.
Quizás te acabes dando cuenta a la larga que fue lo mejor que hiciste.
Porque cuando algo cojea en una relación, no puedes doblar un folio y ponerlo bajo la pata más corta. Por desgracia el amor no es como una mesa. Es mucho más complejo...
Y a la vez más bello.

A no ser que no sea amor del bueno.
Entonces... déjalo volar.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Miedo a amar... ¿Qué puede haber más hermoso?
¿Qué riesgo mayor vale la pena correr?
Con lo bonito que es entregarse a la otra persona, confiar en ella
y no pensar en nada más que en verla sonreír.
El amor más hermoso es un cálculo equivocado,
una excepción que confirma la regla,
aquello para lo que siempre habías utilizado la palabra "nunca".
¿Qué tengo que ver yo con tu pasado?,
yo soy una variable enloquecida de tu vida.
Pero no voy a convencerte de ello. El amor no es sabiduría,es locura...

sábado, 30 de octubre de 2010

Las cosas son así.


Cuando intentas huir del amor, más te persigue. Cuando quieres negar lo evidente, más pruebas salen a la luz. Cuando intentas ser tu misma, la gente te obliga a ocultar cosas. Cuando deseas ser feliz, aparecen nubes en tu cielo. Cuando decides confiar en alguien, no te lo ponen fácil. Cuando amas con todas tus fuerzas, sientes que no es suficiente. Cuando no te importa apostarlo todo por él, te das cuenta de que ya no está. Cuando te niegan un beso, deseas robarle mil más. Cuando te sonríen, te cuestionas el porqué de esa sonrisa. Cuando piensas que eres insegura, nadie te hace cambiar de opinión. Cuando crees que ha llegado el momento, te gusta pensártelo una segunda vez. Cuando ya no piensas en el pasado, alguien viene reclamando atención. Cuando quieres lanzarte, te dicen que poco a poco. Cuando quieres ir poco a poco, piensan que eres una miedica. Cuando demuestras tus sentimientos, se asustan. Cuando no lo haces, pierden el interés. Cuando crees que ya no puedes más, descubres que aún te queda aliento.

Y es que la vida es una larga serie de contradicciones, seguidas unas de otras. Un rollo, pensará mucha gente. Pero si no fuera así, la vida sería una mierda. Y vivir, carecería de sentido.

Adoro las contradicciones y lo que ello conlleva. Porque cuando quiero estar sola, disfruto de buena compañía y sonrisas cómplices. Y cuando disfruto de esos momentos de compañía.. Siento decir que ahí simplemente disfruto. Me dejo llevar. ¡Que le jodan a las contradicciones!

¿Me estoy contradiciendo?

jueves, 28 de octubre de 2010

Lost.

¿Siempre me voy a sentir así de... perdida?

Quizás alguien, algún día, se moleste en encontrarme.

Pero de verdad. Nada de palabreo barato. De eso ya estoy llena. Rebosante me aventuraría a decir.

domingo, 24 de octubre de 2010

Buenos días, princesa.


"No eres cobarde cuando con cautela avanzas. Pero tampoco pierdas el tiempo por temor a hacer las cosas bien. ¿Qué más da que sea perfecto?"

Estas palabras retumbaban en su cabeza. Sin ninguna imagen fija, pero sí un nombre.
Estos últimos meses a su lado habían sido simplemente p e r f e c t o s. Largos paseos por el parque, cenas románticas, noches llenas de pasión...
Lisbeth alzó una ceja y se levantó de la cama. Los rayos del sol entraban por la ventana iluminando toda la habitación. Sus pies se pararon al llegar al balcón. Sus manos se aferraron a la barandilla. Sus ojos se perdieron en el horizonte. Su sonrisa ocupó sin permiso casi todo su rostro, iluminándolo. Su mente... Su mente estaba en otro lugar. Quizás con él.

Decisiones.

+ Habla con él... Yo si fuera tú, lo haría.
- No lo pongo en duda. Igualmente que si tú fueras yo, no te fijarías en él.

A veces nos dejamos llevar por lo que opinan los demás, por lo que piensan o por lo que en nuestro caso ellos harían. Esto me lleva a una simple pregunta:
"Si nos vamos a guiar por lo que los demás opinen/piensen, ¿para qué tenemos nuestras propias opiniones?"


Lánzate a la piscina sólo cuando creas que no vas a cerrar los ojos por miedo cuando despegues los pies del suelo.No cuando otra persona piense en saltar por ti.

sábado, 23 de octubre de 2010

Nothing else matters.

Sus dedos se deslizaban libres por las cuerdas. Pasando de una a otra sin una aparente dificultad. Su cara denotaba felicidad, a parte de concentración. Alguna que otra sonrisa se le escapaba cuando se sentía satisfecho de cómo le había salido la canción.
Hacía que pareciera fácil. Te incitaba a pasar horas mirándole. Verdaderamente sentías que disfrutaba, que éso era lo suyo.

Dicen que es fácil hacer feliz a un niño, pero lo que también es fácil es ver a alguien feliz con algo que le llena. Aunque sea tan simple como hacer sonar una guitarra. O en su defecto, disfrutar de ver cómo tocan tu canción favorita.

sábado, 16 de octubre de 2010

tic tac.

El tiempo es demasiado lento para aquellos que esperan...
Demasiado rápido para aquellos que temen...
Demasiado largo para aquellos que sufren...
Demasiado corto para aquellos que celebran...
Pero para aquellos que aman, el tiempo es eterno.
(Henry Van Dyke)

.-.


"All I can do is be me, whatever that is."
(Todo lo que puedo hacer es ser yo, sea lo que sea.)

Sometimes.


A veces, cuando una persona entra en tu vida, te das cuenta de que jamás conseguirás sacarla.
Que pase lo que pase siempre estará dentro de ti. En una esquinita de tu corazón, recordándote cuando menos te lo esperes todo lo que en un momento llegó a ser.

A veces, es imposible olvidar. Lo mucho que puedes hacer es crear una pequeña barrera en tu mente, para bloquear ciertos recuerdos, momentos, palabras, conversaciones... Que te hacen daño. Pero lo que no te das cuenta en ese momento es que ningún muro es indestructible.

A veces, te asustas tanto por el qué pasará que no disfrutas del presente. Si algo he aprendido, es que no vale la pena malgastar los días buscando la felicidad en personas y momentos que no son los indicados. Cuando tenga que llegar, llegará. Y lo notarás y lo disfrutarás. Porque será el momento. Porque será tu tan esperada felicidad.

A veces, sientes que no puedes más. Que nada va a cambiar. Deseas con todas tus fuerzas poder retroceder en el tiempo y cambiar ciertas cosas. Pero no te equivoques, eso es un error. Piensa que si lo hiciste fue por un motivo. Aunque ahora pienses en ello y te sientas estúpido o no lo sigas compartiendo en ese momento era lo indicado, lo que necesitabas. Y si no lo hubieras hecho a la larga acabaría ocurriendo.



Sé feliz.

No tengas miedo a volver a sonreir.

Y sobretodo sé tu mismo.


miércoles, 6 de octubre de 2010

Mejor sin prisa.


Mírame, sedúceme. Sonríeme, media sonrisa... Una sonrisa que provoque, que me haga dudar, que me haga saltar, apostar por tí.
Acaríciame. Suave. Lento. Con cuidado, con intensidad. Bésame, despacio, solo en los labios, quizás luego en el cuello, y vuelve a subir.
Vuélveme loca, hazme perder la razón. Enrédame en tus sábanas, pégame tu olor. Dime "te deseo" al oído, en un susurro... Y luego haz que vaya detrás tuyo.
Suspira conmigo, dibuja tu nombre en mi espalda, y luego bórralo a besos... Siente que es hoy, que es deseo de mañana. Que no hay límites, que soy tuya, que eres mío. Piensa quizás que es un sueño, aunque vaya mucho mas allá. Empújame contra la pared, quítame la camiseta. Que se te escape un te quiero aunque no lo sientas. Mírame tan intenso, que tu mirada pueda traspasar la mía.
Haz que sea inolvidable, haz que sea diferente, único... Secreto. Tuyo, mío. Nuestro.
No digas nunca mi nombre, no le cuentes a nadie, mantenlo en la mente siempre, como aquella niña pequeña con la que estuviste una vez...

martes, 5 de octubre de 2010

Este lugar no es sitio para niñas.


Y su cabeza le da vueltas y vueltas. No deja de pensar, no podía parar de recordar las palabras de su amiga.

"Eres tan buena que es como si les enviaras una invitación a que te putearan. ¿No lo has pensado?"


Estaba echada en la cama, sin muchas ganas de moverse. Sólo con ganas de gritar. De chillar tan alto que acabaría quedándose afónica. Sentía una extraña sensación en el estómago. Algo se le removía dentro. Entonces enseguida se dio cuenta; se sentía tan mal porque sabía que su amiga había dado en el clavo. No se equivocaba en nada. Ya que en un año eso es justamente lo que había pasado. Caida tras caida.

Se colocó de lado. Encongiendo las piernas hasta pegarlas al pecho, las abrazó con ambas manos.

Odiaba ser tan tonta y pecar de inocente. Creer que todo el mundo iba con las mismas buenas intenciones. También odiaba no saber controlar sus sentimientos, no saber mentir, fingir, ocultar...

Odiaba su forma de ser. Era como una niña. Como si no hubiera aprendido nada. Y aún así, sabía que no podría cambiar. Que esa era su esencia. Ser buena y confiada.

Ser, al fin y al cabo. Una niña que juega a querer, en un mundo donde la gente es calculadora y fría.

Y así pasó la noche. Aprendiendo que por mucho que ella quiera no podía cambiar. Pero lo que sí comprendió es que tenía que hacer un esfuerzo... No ser tan confiada. Ser algo más lista, zorra, inteligente...

domingo, 3 de octubre de 2010

Possibility.

Cuando menos te lo esperas todo pasa. Cierto es que cuando más buscas una cosa, menos la encuentras, mejor se esconde, más se aleja...
Y llega el momento en el cuál te cansas de buscar. Piensas que si no está debajo de las piedras, ni tampoco debajo de tu cama, o en el fondo de tu tazón de café, no estará en ningún lado.
Que no aparecerá. Que te quedarás vacío, repleto de recuerdos pasados que no se repetirán.
Y es entonces, sólo entonces, cuando lo encuentras. Cuando aparece. Surge de la nada.

Así sin avisar; porque las mejores cosas, las que valen la pena de verdad no avisan. Tampoco piden permiso porque saben que las acogerás con los brazos abiertos. Y con una gran sonrisa... Esa que tiempo atrás no florecía con tantas ganas.

Mi consejo es: ¡no la dejes escapar!
Quizás no vuelva a pasar una vez más. Quizás sea ahora o nunca.
En cuanto a mí, hace meses que dejé de buscar. Me cansé de tantas decepciones y caidas.
Pero al fin me di cuenta que lo bueno está más cerca de lo que uno se piensa.

martes, 14 de septiembre de 2010

Sólo pido..

Que de tu piel jamás se borren mis huellas.
Que de tus labios nunca se vaya el sabor de los míos.
Que de tus pupilas nunca se dejen de reflejar las mías.
Que de tus manos nunca se vaya el calor de las mías.
Que de tus noches no se olviden mis caricias.
Que de tu cuarto no se escondan los momentos vividos.
Que de tus días, al menos todos, extrañes mi compañía.
Que de tu mente.. nunca se vaya la idea de que nadie te querrá como yo.
Que de tu corazón... Ojalá que de ahí nunca salga yo.
A cambio te prometo que nunca dejaré de esperarte.

Realidad

No quiero un hombre perfecto. No quiero que me repita lo guapa que soy todos los días. Tampoco quiero que admire cada poro de mi piel constantemente. Ni que se ria con mis chistes malos sólo por complacerme. Mucho menos quiero que me diga que sí a todo. O que regrese a casa todas las noches con unas ganas locas de hacerme el amor como el primer día.. Bueno, esto no me molestaría.

Pero lo que realmente quiero es que tenga algo de personalidad, que sepa decirme cuando me queda mal un traje o un peinado. Que sea sincero cuando mis chistes son lo peor que haya escuchado. Que sepa decirme ¡no! cuando sea lo que piensa. Y como no, que no tenga miedo a mi reacción, que no le auste lo que pueda pasar.. Porque sabría perfectamente que no encontraría nada mejor.

martes, 31 de agosto de 2010

. . .


- Llevo horas hablándote de mi y aún no sé nada de ti.
- ¿Qué quieres saber? Soy un chico muy normal. Al que le gusta el cine, la buena música. No soporto estar rodeado de gente, me agobio fácilmente. Me licencié en Yale y sé que te echaría de menos aunque no te conociera.

Déjame pedir.

Por pedir, pido veinticuatro horas a tu lado en las que nos dé tiempo a todo menos a perder el tiempo. Por pedir, pido que me baste ese día para convencerte de querer estar conmigo por el resto de tus días. Por pedir, pido y preciso que exista un preciso momento, en el que se te escape un beso cuando menos te lo esperes, y cuando más lo lleve esperando yo. Por pedir, te pido en una tarde lluviosa, dentro de una casa sin gente, sobre un sofá sin cojines para que sólo puedas abrazarte a mí, en frente de mi película favorita… Bueno, si quieres, en frente de tu película favorita… Me pido entonces tus dedos acariciando mi brazo, y mis cosquillas jugando al escondite con ellos. Por pedir, pido dar un paseo al mismo paso, frenarnos en seco de repente, y mojarnos los labios sin que nos vea la gente. Pido, mientras caminamos por cualquier calle, llevarte y traerte al contarte cualquier estupidez, agarrando con mi mano tu brazo, y tu risa fuese la mejor de mis melodías, y despues, en un intento por no dejarme ir, me hagas perder todo menos la sonrisa.

Tic-tac.

El tiempo pasa. Muchas veces sin darnos cuenta.
Otras cuantas deseando que pase más rápido.
A todos nos ha pasado eso de mirar fijamente el reloj y sentir la sensación de que cuanto más lo miramos más lentamente avanzan las manecillas o con más pereza se cambian los números.

Ten cuidado, si te obsesionas se te puede escapar el tiempo de entre los dedos.









VIVE EL MOMENTO, QUE LE DEN AL TIEMPO.

Alas.

Ella se estaba volviendo a poner el pijama, era tarde y tenían que desayunar.
Él se quedó sentado en la cama mirando como se ponía el pantalón. Cuando ella se dio cuenta de que unos ojos marrones la observaban detenidamente se sonrojó. Agachó la cabeza y le pidió que se diera la vuelta a pesar de haber pasado la noche juntos..
- ¿Te importaría no mirar? -se lo pidió sin mirarlo a los ojos, no quería ver su reacción. Al instante lo tenía detrás suya, deslizando las manos suavemente por su espalda desnuda.
- ¿Por qué?
- Me.. me da mucha vergüenza. - Acto seguido se puso la camisa antes de que él pudiera darle la vuelta.
- Pues no entiendo de qué - Se aproximó a ella y le estampó un beso en los labios- son preciosas, igual que tú.
Sin saber que decir esbozó una leve sonrisa y salió directa al baño. Se estaba empezando a poner roja y no quería que él lo notara.
A los cinco minutos siendo otra vez persona, regresó al cuarto. Él la esperaba justo en la puerta. Aún en boxers. Mirándola de arriba a abajo y con una gran sonrisa le dijo:
- ¿Dónde te dejaste las alas?

Y el desayuno se enfrió..

domingo, 29 de agosto de 2010

Una historia más.



Se encontraba tirada en la cama. Pensando en todas sus cosas. Sus últimos problemas. Sus últimas alegrías. Sus últimos amigos y no tan amigos. Sus últimas "relaciones"...
Y así sin más, entre pensamiento y pensamiento apareció él, su niño, su mejor amigo, su.. era algo raro la verdad.

Lo conocía hacía más de un año ya. Él se le presentó bajo los efectos del alcohol en carnavales. Pero hubo algo que la hizo querer conocerlo más. Y así fue, en esa semana se lo encontró todos los días que salió, más bien a veces llegaba a buscarlo... Algo raro ya que no lo conocía y ella tenía novio, pero las cosas raras son las más interesantes de esta vida.

Y así mes a mes se fue ganando un gran trozo de su corazón. Él era distinto a todos los chicos que había conocido. Era atento, cariñoso, simpático, gracioso, amable. La trataba como nadie lo había hecho antes. La hacía sentirse como una reina y eso le gustaba.
Enseguida se hicieron muy buenos amigos. Pasaban horas al teléfono contándose las "penas". Un par de sonrisas y algún te quiero se escapaban a veces.
Ambos lo hacían con la mayor inocencia del mundo...
Ella le consideraba su mejor amigo. Su niño bonito, ése que tanto le ayudaba y que siempre tenía una bonita palabra en la boca para ella.

Se sentó en la cama y apretó la almohada contra su pecho. Sentía un vacío cuando pensaba en él. No sabía muy bien el motivo pero así era. Sus manos empezaron a jugar con su pelo y se le escapó una sonrisa. Le echaba de menos, mucho. Hacía días que no lo veía, a veces llegaban a pasar semanas. Y eso la estresaba, la hacía quererlo más.
Empezó a pensar en todos los momentos vividos con él desde que se dio cuenta que no era sólo su mejor amigo. Ladeó la cabeza como si así pudiera verlos con más claridad. Como si así pudiera retenerlos más tiempo. Él era tan dulce...

Se le escapó una risa al recordar su primer beso. Tuvo que buscarlo ella, tuvo que tentarlo. Él siempre la había respetado y eso era lo que más le gustaba. Lo que no encontraba en cualquier chico. El respeto. El cariño con el que la miraba.

La vida les ha dado miles de vueltas. Pero siempre tarde o temprano volvía a pasar algo. Es como si no pudiera evitarlo. Como si estuviera predestinado que fueran amigos especiales hasta que... Una mueca se le dibujó en la cara. No quería pensarlo, no tenía ganas. Sólo quería verlo. Abrazarlo. Verle sonreir.
Se volvió a echar en la cama, mirando el techo.
Lentamente cerró los ojos. Estaba cansada y tenía que hacer mil cosas...
Un último pensamiento apareció en su mente..



jueves, 26 de agosto de 2010

Cuando no hace falta hablar.

Su mirada lo decía todo. Sus ojos hablaban solos. Sus manos componían unos férreos argumentos. Su sonrisa... Su sonrisa se ocupaba de transportarla a otra dimensión, de hacerla volar.


Sus besos eran seguros. Sus abrazos emanaban confianza por todos los poros. Sus caricias eran suaves y delicadas. Su amor... Su amor por ella no tiene definición posible.

lunes, 2 de agosto de 2010

Pensamientos enredados.

¿Por qué duele tanto cuando alguien te dice que nunca encontrará otra persona como con la que está aunque no sea del todo feliz? Quizás sea porque eres tú el único que ve que eso no es cierto, que tú puedes hacerla infinitamente mucho más feliz si se dejara, si quisiera, si no fuera cobarde..
¿Cómo hacer que esa persona lo vea? No se me ocurre otra respuesta que estando ahí día tras día para demostrarle lo mucho que la comprendes y la apoyas, aunque eso no sea todo lo que tú quieres.
Te sientes tonto, verdaderamente tonto al escuchar esas palabras y quedarte con las ganas de decir "podría ser yo.."
Pero claro no te atreves, ni de lejos se te pasa por la cabeza decirlo en alto. ¿Y ver su cara? ¡Qué va! Te da demasiado miedo la respuesta, pensar que las cosas podrían cambiar. Claro, a nadie le gusta el rechazo.
Y lo mejor de todo.. es que al escribir esto me doy cuenta que el cobarde no es el que piensa que no va a encontrar a nadie mejor del que ya tiene al lado.
Si no el que no se atreve a decir lo que siente en alto, a gritarlo, a arriesgarse un poco. Porque.. ¿y si..?
Siempre hay un quizás. Tal vez esa persona no se da cuenta de lo que tiene delante hasta que tú se lo dejes bien claro, y si le importas le digas lo que le digas no se alejará de ti.

Exacto! una cosa es decirlo y otra hacerlo.. pero bueno quizás esto le sirva de ayuda a alguien, aunque yo no lo aplique.
Peeero quién sabe, cualquier día puede derrumbarse mi barrera que me obliga a guardarme los sentimientos y a callarme. Sólo es cuestión de tiempo.

jueves, 29 de julio de 2010

Yo quiero una abuela así.

Mucho tiempo sin escribir, lo sé.
Mucho tiempo sin tan siquiera abrir el blog, eso también lo sé.
Lo que no sé es porqué he dejado que pasara tanto tiempo..

Sé que no suelo escribir en primera persona o contar las cosas que me pasan en mi vida real o mis problemas.. no me gusta simplemente.
Pero hoy voy a hacer una excepción.
Ayer pasé el día en el pueblo de la abuela de un amigo y sinceramente nunca había estado en un lugar parecido. Miraras donde miraras sólo podías apreciar montañas y más montañas llenas de árboles y quizás alguna que otra casa terrera.
Se respiraba una tranquilidad increíble, sólo se oían nuestras risas mientras jugábamos como niños chicos en un pequeño parque que había al lado de la diminuta iglesia que estaba en la plaza del pueblo.
La gente se veía humilde, vivían de lo que cultivaban. Muchos no sabían ni leer ni escribir; pero aún así eran felices. En ese pueblo con sólo un bar y pocos vecinos, donde seguramente yo me moriría del asco.
Ahí conocí a la persona más bonachona que he conocido hasta ahora: la abuela de mi amigo.
Era una anciana con una sonrisa tan amable y unos ojos tan dulces, que era difícil no sonreirle al mirarla.
Lo que más me sorprendió de ella era la increíble capacidad mental que tenía, a pesar de que a penas podía caminar y que estaba siempre sentada en su sillón.
Su padre era escritor, bueno no escribía grandes novelas o relatos, pero si escribía unos bonitos cantares populares que la gente del pueblo cantaba en las verbenas que se celebraban por las fiestas. Ella se los sabía todos de memoria, se los había aprendido desde los 10 años y se acordaba de todos y cada uno de ellos.
Le leías la primera frase y ella te lo terminaba.. me dejó con la boca abierta.
Era tan buena, tan.. me quedo sin palabras a la hora de describirla. Díganme, no se quedarían ustedes sin palabras al ver a una anciana de ochenta y dos años de pie junto a la ventana mirando la vereda, preocupada, porque su hijo de cuarenta y pico años estaba en el bar y le dijo que ya bajaba y claro como tardaba.. ella se impacientaba. Y hasta que él no llegó, no se sentó y se estuvo tranquila.. es más fue gracioso el escuchar pedirle un beso y cuando él se lo dio le dijo: "te perdono tus malas palabras de antes."

Esto me hace pensar.. el amor de una madre es increíble y no hay amor mayor que ese.

A veces no hace falta tener miles de cosas para ser feliz, basta con tener amor.
Y esto, esto va por ella, porque no supe que decirle cuando al despedirme de esa risueña abuela me dijo: " eres muy guapa, seguro que encuentras novio pronto, no te conozco mucho pero ya te quiero.."



Olé por ella! por ese precioso corazón que tiene.. esto va por ti.

"Bien contento y bien alegre
Estoy con el bien que adoro
No lo cambio en el mundo
Por el más rico tesoro."

¿No es precioso? con tardes como estas se me olvidan mis "estúpidos problemas".


Be happy Sheila.

miércoles, 14 de julio de 2010

Blahblahblah

Sólo quiero gritar:
¡QUÉ OS JODAN! NO NECESITO LA CARIDAD DE NADIE.




Sin más que añadir, me despido deseando levantarme mañana con una sonrisa y con otra forma de ver mi vida. Sinceramente ahora.. ahora estoy harta.

...


Todo es negro y gris. Necesito que pase el nubarrón ya.
Siento que no puedo más. Que me estoy empezando a ahogar.
Creo que soy demasiado débil. Sensible. No soy más que una chiquilla..
Pero pienso pelear. Pienso sacar las fuerzas de donde haga falta.
Aunque no cesa el constante miedo de cansarme de todo.
Intento hacerme la loca pero algo me dice que acabaré mandándolo todo y a todos a la mierda.

lunes, 5 de julio de 2010

Dolor.



Calada hasta los huesos, así es como acabas siempre, con los labios aún calientes por los besos, y las bragas bajadas. Ardiendo.
Asfixiada en febriles anhelos y gemidos rasgados, arañada y usada, buscando a tientas una caricia de consuelo, de arrastre, con fingido cariño, con altas dosis de ficción.

Qué te engañen, es eso lo que buscas, que te mientan y se retuerzan tus piernas en su cintura. Lamer cada vértebra, cada músculo, cada arteria hasta gastar su color.
Qué te partan, no en dos, en miles de pedazos, te revienten con ganas, con ansias, y que no acabe nunca, que nunca cese ese tedioso calvario.

Has conocido el dolor y ahora, querida, no sabes vivir sin él.

. . .


Te meas en la cama del gusto sólo de pensar en volver a sentirlo.

Corazón Coraza

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

En el fondo.

Sé las ganas que tienes de que te odie. Se lo mucho que te atrae la idea de profundizar en mi dolor, de meter el dedo en la herida y apretar, y de verme sangrar. Y de percibir en mis ojos la agonía, y sentirte un monstruo, y poder salir corriendo.
Pero te encuentras con que sigo ahí, acompañandote, y quieres destrozarme a la par que abrazarme. Porque por mucho que te odies a ti mismo en medio de toda esa confusión y laberinto, en el fondo,
nadie quiere estar solo.

domingo, 4 de julio de 2010

Today i will be happy.


Supera tus miedos. Grita. Llora. Salta. Corre. Alza la voz todo lo que puedas.
Prométele al mundo que volverá a haber "una nueva tú". Sonríe. Ríe. Sé feliz.
Olvida lo inolvidable. Tropieza. Pero vuelve a levantarte. Cree en ti. No cometas otra vez el mismo error. No dejes que te hagan daño. Ten cuidado. Sé cautelosa. Pero nunca dejes de ser tú misma. Ama. Deja que te quieran. Quiere. Muestra tus sentimientos. No le cuentes a todos tus secretos más íntimos. Hasta el viento puede traicionarte. VIVE. Respira. Todas las veces que creas necesarias. Elige el camino equivocado. Luego ve por el correcto. Así tendrás algo que contar..

Créeme cuando te digo que tú peor día sólo puede durar 24 horas.

viernes, 2 de julio de 2010

Punto y coma.

La vida es maravillosa, increíble, bella, una aventura..
Pero a veces puede parecer una puta mierda.

Y cuando llega ese momento en la que la ves así, la gente siempre te dirá las cuatro mismas cosas:
- ¡Pero apóyate en él, que te ama! -
Apunte mío: y si él no está?
- ¡Pues en tu familia! Que estarán siempre contigo.
Apunte mío: pero y si eso no es suficiente?
- Siempre te quedaran los amigos, esos que nunca te fallan.
Apunte mío: pero si hasta esos los cuáles contabas con los dedos de una mano y te sobraban.. te fallan?
- Pues entonces.. me tienes a mí..
NOTA IMPORTANTE: nunca, nunca, JAMÁS, te fíes de alguien que te diga esas palabras.. créeme, es quien más daño te hará.



En conclusión, aprende a quitarle la mierda a tu vida solito.
Nadie te va a prestar su ayuda, ni siquiera se sentarán y te animarán a seguir.
El egoísmo es abundante. Y entre los amigos.. me quedo sin palabras.



Att: alguien que por desgracia sabe de lo que habla.

martes, 29 de junio de 2010


No puedo más.. no puedo sentir que la estoy perdiendo, que se está alejando de mí..
No sé ser yo si ella no está a mi lado.
Odio ser cabezota, rencorosa, orgullosa... pero odio más que ella me dé cien vueltas en estos campos.
Somos tal para cuál, pero entonces.. ¿quién de las dos niñas orgullosas tirará la primera piedra sin esconder el brazo?
Algo me dice que seré yo.. pero me da igual, si así volvemos a ser nosotras.
Uña y carne, otra vez.. para siempre.

viernes, 25 de junio de 2010

A la mierda.

A lo largo de tu vida te pueden fallar cientos de personas. Te pueden defraudar otras cuantas, incluso te pueden llegar a hacer daño. Quizás derrames alguna lágrima por su culpa, pero será sólo por la rabia contenida... No por el dolor.
¡Qué va! El dolor verdadero va por dentro, ese dolor que te ahoga, el cuál te hace aislarte...
Y ese dolor aparece cuando la persona importa de verdad. Quizás no haya sido la mayor discusión que hayas tenido o el mayor enfado.
Pero si la persona te importa, cualquier cosa te hace temblar. Te hace estar insegura. Te hace daño. Y si a todo esto le sumamos el orgullo, el resultado no es bueno.
Podría estar horas escribiendo de cómo me siento, de lo incompleta que estoy sin ella o de las ganas que me dan de ir corriendo a la casa y decirle que no pasa nada que voy a seguir estando aquí por el resto de los días..
Pero justo en ese momento aparece lo que ya nombré antes.. mi maldito orgullo. Ese que odio tanto y por el cuál sigo de brazos cruzados, esperando a que sea ella la que de el primer paso.. porque algo en mi interior me dice que me tiene que pedir perdón.
¿Y qué si soy yo la única que lo ve? ¿y qué si los demás piensan que es normal? ¿y qué si nadie opina igual que yo? Nada de eso me devolverá a mi amiga joder.
Y sé que si le paso esta, si me trago mi orgullo otra vez.. no servirá de nada, dentro de unos días, semanas o meses estaremos igual. Yo enfadada por el mismo motivo y ella.. ella pasando porque no ve lo mismo que yo o quizás no quiera verlo..
Por mucho que lo pienso no encuentro ninguna solución, no encuentro ninguna respuesta.. no dejo de darle vueltas.. ¿la estoy perdiendo por culpa de él? ¿lo está consiguiendo tal y como quería? Lo más triste de esto no sería el hecho de que él lo consiguiera, si no que ella se lo permitiera.. eso sería lo que más me dolería..

No puedes darle tanta importancia a una persona, tarde o temprano te defraudan.. aunque sea como una hermana, da igual, a veces nada es suficiente.

..

Yo no quiero a un chico fantástico, le quiero a él.

miércoles, 16 de junio de 2010

El olvido

Pasan los días y ella ya no llora por las noches. Ya no piensa en él. Ya no se muere de ganas por verlo, llamarlo, abrazarlo...

Quizás no signifique nada. Quizás sólo sea una etapa más del olvido. La primera seguramente. Pero aún así le hace sonreir. Le hace sentirse bien, orgullosa de si misma.

Es ya la una de la madrugada y no deja de dar vueltas en la cama. Le cuesta mucho dormirse, aunque le da igual. Ahora más que sea no llora, se ha hecho más fuerte. El dolor está arrinconado, en una pequeña y oscura esquina de su corazón. Pendiente, seguramente, a que ella baje las defensas, a un pequeño despieste o recuerdo..

lunes, 7 de junio de 2010

Volver atrás.


Pasan los días, las semanas... Y te preguntas si todo va a seguir igual mucho más tiempo.

Pero no obtienes respuesta. Sólo consigues más y más preguntas. Quizás alguna que otra lágrima las acompañe. ¡Qué tontería! Tú eres fuerte, no te vienes abajo a la primera de cambio. Pero ahora todo cuesta, ¿no es cierto?

Y es entonces cuando deseas con todas tus fuerzas volver a ser aquel niño de 5 años que lloraba el primer día de cole. Aquel niño risueño que se divertía hasta con una simple cuerdita. Que no entendía cuando sus padres discutían porque él sólo quería jugar.

Que distinto se ve todo ahora que tienes unos años más y sabes lo que es la vida. Que no todo se centra en con qué jugete podrás jugar hoy o qué habrá de comer...

Aunque sinceramente para lo que estoy viendo, no me importaría volver a tener 5 años y seguir creyendo en los Reyes Magos y el Ratoncito Pérez..

domingo, 6 de junio de 2010

Otra vez.

Domingo, medianoche. Iba a acabarse el día como otro cualquiera, aburrido y tranquilo. Sin saber de él. Sin pensar en si estaría bien o en qué estaría haciendo. Pero una ventanita en el ordenador se abrió y justo en ese momento supe que esta noche me iría a la cama con muchas cosas en las que pensar.
Lo tenía muy fácil si no quería pasarlo mal. Decirle me voy ya o simplemente eliminarlo. Si. Esa era la opción que debería escoger según todo el mundo. Todos opinan, todos hablan. Todos dicen que para olvidarlo tengo que alejarlo de mi, que no basta con levantar un muro en mi mente cuando aparece su nombre. Pero, ¿qué sabrán todos? Apuesto que ni siquiera se imaginan lo feliz que me hace hablar con él, aunque por dentro me esté muriendo al saber que no volverá a ser mio..

Unas cuantas risas cómplices, otras cuantas pillinas. Se volvía a tocar el tema. Me volvía a hacer la misma proposición y volvía a conseguir que me lo planteara aunque sólo fuera por unos segundos.
Mi cabeza daba vueltas, barajaba la opción de volver a verlo. De tenerlo cerca otra vez, pensaba si me haría bien o no..
Hasta que ella apareció en nuestra conversación. Aparecieron los celos. Los recuerdos. La rabia contenida y mi sonrisa se fue. Volví a la realidad, dejé de soñar y con una sonrisa forzada le dije adiós.
Esta noche me costará dormirme, como todas en las que hablo con él.
Me hace volar y luego me deja caer sin paracaidas. Pero siempre es culpa mía ¿no?
Ya no sé ni qué pensar, no sé ni que creer. Sólo me queda esperar a dejar de quer...
Mierda. Sí, aunque me queme por dentro. Aunque me resulte más raro que nunca pensar estas palabras.. Aún te quiero.

domingo, 23 de mayo de 2010

..


Joderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoderjoder.. te quiero.

martes, 18 de mayo de 2010

- ¿Sabes que me desconcentras?
- ¿Te desconcentro?
- Sí, te miraba y sólo quería meter la mano en tu pelo ondulado...
Una sonrisa se dibujó en su cara. No podía evitarlo. Aunque tampoco quería. Era tan bueno con ella, que a veces pensaba que no se lo merecía.

Si tocar tu cuerpo es como tocar un instrumento filarmónico.

Yo quiero escuchar la melodía que tu cuerpo haría en armonía con el mío.

lunes, 17 de mayo de 2010

Cuando una persona se aleja de ti...
Quiere marcharse de tu presente,
no de tus recuerdos ni de la posibilidad de un futuro.


Instrucciones para llorar.

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto.
Duración media del llanto, tres minutos.

domingo, 16 de mayo de 2010

Crawl.

Todo el mundo te ve.
Yo soy el único que perdió la visión.
Todo el mundo dice que estamos separados. Espero que no lo hayas dicho tu también.
Entonces.. ¿A dónde nos iremos de aquí con todo este miedo en nuestros ojos?
¿Y a donde puede llevarnos el amor ahora? Hemos caido tan bajo...
Todavía podemos tocar el cielo, si avazamos lentamente...
Hasta que volvamos a caminar. Entonces correremos. Hasta que seamos lo suficientemente fuertes para saltar. Entonces volaremos. Hasta que no haya viento.
Así que avancemos, avancemos de vuelta al amor.

¿Por qué cambié el ritmo de los días? Los corazones nunca estuvieron hechos para correr.
Siempre sentí la necesidad de tener espacio. Y ahora no puedo alcanzar tu rostro.
Entonces...¿Dónde estás parada ahora? ¿Estás entre toda mi fé?
Amor, ¿puedes ver mi mano? Necesito una oportunidad más...
Todavía podemos tenerlo todo.
Si avanzamos lentamente...
Hasta que volvamos a caminar. Entonces correremos. Hasta que seamos lo suficientemente fuertes para saltar. Entonces volaremos. Hasta que no haya viento.
Así que avancemos, avancemos de vuelta al amor.

Nadie dijo que fuera fácil.


No es fácil no tenerte.
No es fácil saber que no vendrás a buscarme.
No es fácil saber que te perdí.
No es fácil no escuchar tu risa.
No es fácil no poder hacerte cosquillas y que te enfades conmigo.
No es fácil pasar los días sin tus mimos.
No es fácil levantarme cada día sin tu mensaje de "buenos días mi amor".
No es fácil sentir un vacío al pensar en ti.
No es fácil llorar cada vez que viene tu sonrisa a mi mente.
No es fácil pensar que te he olvidado cuando algo en mi interior me dice que me estoy mintiendo.
No es fácil pensar en ti.
No es fácil recordar momentos juntos.
No es fácil ver fotos nuestras, de momentos felices.

No hay nada fácil sin ti, pero es lo que yo elegí.

jueves, 13 de mayo de 2010

Es así.

- Dijo que me quería...

- ¡Ay querida! Siempre dicen eso cuando se corren.

martes, 11 de mayo de 2010

Unas manos temblorosas rodean mi cintura. Me pego a ti con fuerza. Con ganas.
Recorres mi cuello con tus labios. Llenándolo de besos, de mordiscos de vez en cuando.
Mis manos juegan en tu pelo y bajan temblorosas por tu cuello.
Nuestras bocas no nos obedecen. Actúan por sí solas.
Se buscan la una a la otra una y otra vez. Con ansias... Empiezo a olvidarme de que tengo que respirar. Creo que me estoy mareando, déjame despegarme de ti un momento..
No me hagas caso. Pégate más a mi. Juega con mis labios.
Agárrame como si no me fueras a soltar jamás. Como si quisieras que este momento no acabara.
Déjame adivinar a qué sabe tu boca. Permíteme envolverme de tu aroma.
No pienses. Sólo actúa. Házme estremecer. Oblígame a decir tu nombre entre susurros.
Es la hora... juguemos a ese juego en el que ninguno perderá y los dos querremos más.

lunes, 10 de mayo de 2010

Tonta.

El tiempo pasaba. Las imágenes rodaban por su cabeza. No se explicaba qué pasaba, ni cómo había sucedido.
Se dejó caer sobre su cama, con la esperanza de dormir un poco. Cerró sus ojos y aferró con toda su fuerza la almohada contra su estómago. Como si eso hiciera que el dolor cesara.
Escuchaba las manijas del reloj contando los segundos, los minutos...
Algo no iba bien. No se dormía. No hacía otra cosa que mirar su móvil. Esperaba que él se acordara de ella, que la llamara preguntándole como estaba, pidiéndole perdón, que por favor no estuviera enfadada.
Bueno una llamada es mucho, pensó. Con un mensaje se conformaba, un simple mensaje en el que le pusiera que lo sentía. Que de verdad se le había pasado por completo su cita.
Pero ese mensaje jamás llegó. Ni siquiera un simple toque. Con el que pudiera imaginar que se acordaba de ella o que tal vez quería hablar. Eso tampoco sucedió. Su móvil no se encendió, no avisó de ninguna llamada perdida o algún mensaje sin leer.
Así que volvió a suspirar. Y se limitó a cerrar los ojos intentando pensar en otra cosa que no fuera en lo tonta que se sentía.

Amor...

Hola amor.
Te resultará raro recibir una carta mía, lo sé. Pero necesitaba escribirte, contarte cómo es mi vida sin ti.
Ya hace semanas que no hablamos, que no oigo tu risa de niño por el teléfono. Que no me sonríes y me dices lo mucho que te gusta mi boca. Que no damos largos paseos o pasamos horas hablando de tonterías. Todo es tan difícil sin ti amor...
¿Cuántas oportunidades nos dimos? ¿Cuántas veces lo intentamos? Tantas que perdí la cuenta. Pero sinceramente siento como si no las hubiéramos aprovechado. Como si nos rindiéramos sin intentarlo una vez más.
Echo de menos tantas cosas. Tiene gracia, una parte de mí todavía siente que me perteneces. Que eres mío aunque ahora sólo pienses en ella. Quizás sea esa misma parte la que me engaña, me hace pensar que alguna vez volverás diciéndome lo mucho que me extrañas, que no me has podido olvidar y que quieres que todo sea como antes.
Pero al mismo tiempo no puedo pensar en eso. Las cosas han cambiado mucho amor.
Es cierto que te quiero, no sabes cuánto. Pero también estos últimos meses me has hecho mucho daño. Lo sabes perfectamente y aún así te da igual. Lo di todo por ti, tú mejor que nadie lo sabe. Aposté por los dos, te pedí perdón, me tragué mi orgullo...
Aunque eso no sirvió de mucho. No te lo pensaste dos veces a la hora de jugar conmigo. No te importó herirme si tú salías bien parado. Eso dice mucho de ti, ¿no crees?

Sólo espero que seas feliz. Que ella te haga feliz. Pese a todo lo que pasó, sólo me quedo con los buenos momentos. Con las sonrisas. Los "te quiero". Algún que otro "te amo". Los abrazos. Los besos...
Todas esas cosas por las que tanto te quería y por las que aún te quiero.

Hasta pronto amor, no pierdas esa sonrisa.

domingo, 9 de mayo de 2010

Arriésgate.

Dicen que quién no arriesga no gana.
Pero no nombran a aquél que arriesgó y lo perdió todo.

sábado, 8 de mayo de 2010

Aún duele.

Y los días pasan. Las semanas. Los meses... Piensas que le has olvidado, que le has sacado de tu vida. Eres feliz o eso crees. No hay dolor, duermes por las noches. No sueñas con él. No piensas en él, ahora tienes otras cosas con las que llenar su vacío. Pero algo va mal, aunque no duele tanto sientes que no estás bien. No te concentras cuando tienes que estudiar. Tu humor varía, a veces sonríes por compromiso...
Y un día una simple foto basta para derrumbar tu muro. Ese que habías creado tras meses de dolor, de llanto, de prometerte que saldrías adelante. ¿Qué tontería no? Resulta que aún duele. Miras la foto con odio. Luego con asco... quizás tal vez más adelante aparezca la nostalgia. ¡Qué va! Es un cerdo, te hizo daño, no puedes sentir otra cosa que no sea indiferencia por él. Pero cuesta ¿verdad? Más de lo que pensabas. Te sientes débil. Perdida. Sin saber qué hacer...
Entonces con mucha valentía le das al botón de eliminar... Pero tu dedo tiembla. Y una mano amiga te rodea. Está ahí contigo, siempre ha estado. Te sonríe y te tranquiliza. Cuatro palabras bastan para darle a ese asqueroso botón y olvidarlo para siempre.
-¿Estás indecisa? Después de todo el daño que te hizo.
- Pero si la borro...no le veré más.
- Quizás sea eso precisamente lo que necesitas.