lunes, 10 de enero de 2011

Se atormenta..tu mirada.

¿Debo resignarme? O en cambio, ¿seguir soñando cada noche con lo que grita mi corazón cuando se encuentra a solas? Una y otra vez con la misma pared. Golpe. Golpe. Me levanto, con la clara idea de no volver a tropezar con ninguna piedra en el camino. Golpe. Esta vez me sangran las rodillas. Ha sido un poco mayor. Y yo me canso y me quedo echada en el suelo. Soy humana y ahora me gusta pensarme mejor las cosas.


Lo que está claro es que: son malos tiempos para los soñadores.
Quizás sea hora para dejar de serlo.

PD: Por mucho que yo escriba, nunca dejen de soñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario